LIHE: apoyar a las comunidades hacia un autogobierno activo en Yunnan (China)

LIHE: apoyar a las comunidades hacia un autogobierno activo en Yunnan (China)

Durante más de diez años, el Instituto Lijiang de Salud y Medio Ambiente (LIHE) se ha dedicado a apoyar el autogobierno y el desarrollo endógeno de las comunidades de minorías étnicas en la zona del monte Laojunshan, dentro del sitio del Patrimonio Mundial de los Tres Ríos Paralelos de Yunnan (China).  Su experiencia demuestra que una visión y un enfoque de trabajo sólidos pueden tener éxito en la potenciación de las comunidades locales. También demuestra que las comunidades empoderadas y autónomas pueden conservar su medio ambiente y mejorar sus propios medios de vida incluso en un contexto general desfavorable, en el que la toma de decisiones de arriba abajo y el poder del dinero parecen dominar.

Dentro del área excepcionalmente grande del Monte Laojunshan, LIHE está activa en unos 1000 kilómetros cuadrados, sirviendo a 127 comunidades que comprenden unas 5000 personas.  En los últimos diez años, ha apoyado a 49 de esas comunidades para establecer sus Áreas Conservadas por la Comunidad – donde deben respetarse sus propios códigos y reglamentos en un total de 18.308 hectáreas. El enfoque de la LIHE ha sido ayudar a las comunidades a mejorar su autoconciencia y su capacidad de autogobierno de los recursos comunitarios.  Esto ha promovido un cambio verdaderamente radical: de un enfoque pasivo, basado en una administración de arriba hacia abajo, a un autogobierno activo. Hoy en día, las comunidades experimentadas gestionan de manera sostenible los bosques en los que viven y los recursos forestales no madereros que producen.  También han aprendido a ocuparse de la gestión de los desechos, la construcción de carreteras, el desvío de aguas y otras tareas cruciales para los aspectos ecológicos, económicos, culturales y sociales de su propio “desarrollo”.

El punto de entrada por el cual LIHE ha mejorado la autoconciencia, la autonomía y la capacidad de desarrollo de la comunidad ha sido la ayuda que ha proporcionado para establecer Fondos Comunitarios de Inversión, que siguen cinco principios acordados. En primer lugar, cada hogar tiene una oportunidad igual y totalmente voluntaria de participar en el fondo y de obtener recursos en préstamo. En segundo lugar, la LIHE puede prestar apoyo a las iniciativas de cofinanciación, pero los recursos de la comunidad deben ser siempre la mayor fuente de presupuesto, para asegurar su voz decisiva.  En tercer lugar, sólo un tercio de los hogares puede obtener un préstamo en cada ciclo de préstamo. Cuarto, la comunidad gestiona directamente el préstamo: los hogares alternativamente encuestan y gestionan, o reciben, los préstamos.  Quinto, cada hogar que pide recursos en préstamo debe cumplir con sus obligaciones o pagar una compensación punitiva.

El enfoque de LIHE se centra en el apoyo a los debates de la comunidad y en el desarrollo de las regulaciones a través de mecanismos democráticos. Hasta ahora, 27 comunidades han establecido sus Fondos Mutuos, atendiendo a 635 hogares. Esto ha dado lugar a un apoyo económico para mejorar los medios de vida, pero también ha reforzado los lazos entre los miembros de la comunidad. El día del reembolso anual y la reemisión de los préstamos se ha convertido en una fiesta ritual para las comunidades, lo que facilita efectivamente su cohesión y vitalidad internas, así como el aprendizaje colectivo, la sabiduría y la solidaridad.

El Fondo Mutuo de la comunidad es un excelente punto de entrada. Después de acordar juntos las reglas del Fondo Mutuo, los miembros de la comunidad pueden aprovechar su experiencia para revivir el código y la reglamentación de su aldea para la conservación de la naturaleza.  El hecho mismo de demostrar que el autogobierno en la gestión de los recursos financieros es posible promueve la aparición de capacidades ocultas de autogobierno en todos los demás aspectos de la vida comunitaria… como la gestión de los bienes comunes naturales. También trae a la conciencia colectiva una variedad de preocupaciones comunes y formas ingeniosas de conectar a aquellos en la vida de la comunidad. Por ejemplo, en 2010 la comunidad de Xinfang decidió conectar directamente su Fondo Mutuo con la conservación de la naturaleza. Todos los hogares decidieron prohibir la tala de árboles en el bosque y acordaron que cualquier infractor sería “sacado” del Fondo de Inversión. ¡Este fue el primer código de aldea que incluyó claramente las regulaciones para la conservación de la naturaleza en la ciudad de Lijiang, Yunnan!

Hoy en día, 49 comunidades han establecido voluntariamente sus Áreas Conservadas por la Comunidad formando sus códigos y reglamentos de aldea. El autogobierno comunitario de los bosques conservados evita su sobreexplotación, mientras que la capacidad de autogobierno se aplica progresivamente para resolver o aliviar otros problemas, como la escasez de agua, la erosión del suelo o el riesgo de deslizamientos de tierra. Se han recuperado especies de peces autóctonos en peligro de extinción, que ahora se crían en un río sujeto a normas de conservación. A través de sus Areas Conservadas por la Comunidad, los habitantes han logrado “beneficiarse de la conservación y conservar para obtener beneficios”, al tiempo que afianzan y refuerzan la solidaridad de su comunidad.

Paralelamente a lo anterior, la LIHE también ha apoyado a las comunidades para revitalizar sus tradiciones y cultura. Por ejemplo, se ha alentado a los ancianos de la comunidad a que enseñen a los jóvenes los conocimientos y las técnicas de hilado y tejido tradicionales, así como la música, el canto y la danza tradicionales. Y se ha prestado apoyo a las comunidades para que exploren, y ahora están mejorando, nuevas opciones de medios de vida sostenibles.  Ejemplos de ello son el cultivo de cultivos tradicionales y de hierbas medicinales y la cría de abejas para la producción de miel, que puede sustituir a la agricultura ecológicamente negativa para el tabaco. El núcleo fundamental del trabajo de LIHE ha sido el respeto a la autodeterminación de las comunidades: su sabiduría, sus conocimientos tradicionales y el poder inspirador endógeno para el autodesarrollo.  Sólo sobre esa base se han promovido también relaciones más armoniosas entre los seres humanos y la naturaleza.

No hay duda de que el autogobierno de las comunidades y la gestión colectiva de los bienes comunes naturales se enfrentan a enormes desafíos debido a la ‘modernización’. Sin embargo, el enfoque de fortalecer la autoconciencia de las comunidades, promover sus proprias estructuras de gobernanza y reavivar sus valores y principios culturales locales ha demostrado estar a la altura de esos desafíos. La labor de LIHE es una fuerza inspiradora e impulsora de solidaridad y acción colectiva común, un modelo a seguir por muchos otros.

Download The Peer Review Report for the Liguang Community Conserved Area (CCA) – PDF, English