Anuradha Mittal: apoyar a los oprimidos y denunciar el acaparamiento de tierras con una investigación meticulosa, una defensa tenaz y un activismo inquebrantable

Anuradha Mittal: apoyar a los oprimidos y denunciar el acaparamiento de tierras con una investigación meticulosa, una defensa tenaz y un activismo inquebrantable

Durante más de tres décadas, Anuradha ha sido una poderosa voz para aquellos a los que sus propios gobiernos han dejado sin voz, desafiando implacablemente los modelos de desarrollo fallidos y denunciando a los gobiernos y empresas corruptos. Ha defendido con perseverancia un cambio significativo de los sistemas de poder, ha elevado a las comunidades afectadas y ha defendido su dignidad, sus vidas y sus medios de subsistencia.  Impulsada por un profundo sentido de justicia y solidaridad, Anuradha comenzó como activista estudiantil en la India, desafiando los proyectos de «desarrollo» que desplazan y destruyen vidas con la intrepidez y el rigor que se convertirían en la base del trabajo de su vida. Tras trasladarse a Estados Unidos en la década de 1990 y trabajar con el movimiento global de la sociedad civil, se centró en desafiar la toma de control de los sistemas alimentarios por parte de las corporaciones industriales occidentales a través de «una nueva revolución verde» en África y los acuerdos comerciales multilaterales.  En 2004, fundó el Instituto Oakland, destinado a utilizar la investigación rigurosa y la promoción para defender los derechos humanos de los marginados y promover la justicia social y medioambiental en todo el mundo. Gracias a su liderazgo, la organización ha luchado contra el acaparamiento de tierras en docenas de países de todos los continentes.

El enfoque del Instituto Oakland es único entre las organizaciones del Norte.  Anuradha insiste en que el trabajo del Instituto sólo comienza cuando se recibe una petición de las comunidades afectadas para ayudar en su lucha y colaborar con ellas. Bajo la dirección de Anuradha, el Instituto ha sacado a la luz y detenido numerosos acuerdos de «inversión» que habrían tenido efectos devastadores sobre los derechos humanos básicos, los medios de vida y los territorios de los pueblos indígenas y las comunidades rurales. Mientras poderosos intereses económicos impulsan el despojo de vidas y la degradación ecológica del planeta, Anuradha no ha tenido miedo de desafiar estos intereses y dirigir investigaciones que desbarataron el acaparamiento de tierras.

Entre sus éxitos está el caso de Agrisol, una empresa agroindustrial de Iowa (EEUU). Tras conseguir el mayor acuerdo de tierras de Tanzania, Agrisol habría desplazado a 162.000 aldeanos para un proyecto de agrocombustibles. La investigación de Anuradha y su campaña de promoción de varios años dieron como resultado que el proyecto fuera archivado y que los aldeanos mantuvieran sus tierras (ver el programa de Dan Rather sobre esta historia, que incluye la entrevista de Anuradha).  Del mismo modo, la investigación y el activismo de Anuradha en torno al mayor acuerdo de tierras en Sudán del Sur, detuvo los planes de una empresa estadounidense (dirigida por un antiguo diplomático de EE.UU.) para robar un millón de hectáreas de tierra a los aldeanos que regresaban tras la guerra civil. En otro caso, movilizó a grupos de estudiantes y ciudadanos preocupados en Occidente para que desinvirtieran en inversiones que dieran lugar a acaparamientos de tierras. Como consecuencia, la Fundación de la Universidad de Harvard y Vanderbilt se retiraron de la empresa de inversión implicada en este plan de acaparamiento de tierras.

Anuradha trabajó intensamente en Etiopía al servicio de los grupos indígenas de las regiones de Gambella y el Bajo Omo.  Aunque el núcleo del trabajo del Instituto es la investigación, la elaboración de informes y las campañas estratégicas, Anuradha desplegó recursos legales contra la criminalización de los defensores de la tierra.  Cuando los líderes anuak Okello Ochalla y el pastor Omot fueron encarcelados por falsas acusaciones de terrorismo, contrató a abogados en Etiopía y Estados Unidos y siguió luchando por su libertad durante más de cuatro años. Colaboró con la diáspora etíope en Estados Unidos para ejercer presión sobre el gobierno estadounidense.  Ayudó a redactar la Resolución de Derechos Humanos de Estados Unidos para Etiopía y testificó en las audiencias del Congreso de Estados Unidos. La Resolución se aprobó en 2018 y Okello Ochalla y el pastor Omot fueron liberados tras años de prisión. Por su convicción de mantener el rumbo, fue llamada la «Voz de los sin voz» en la diáspora etíope.

En Sri Lanka, Anuradha ha expuesto las violaciones masivas de los derechos humanos y los acaparamientos de tierras a los que se enfrenta la minoría tamil en el primer informe independiente –La larga sombra de la guerra– elaborado tras el final de la guerra civil.  Su investigación de campo se llevó a cabo en la fuertemente militarizada parte norte del país en 2014, justo antes de las elecciones.  Su continua labor de promoción ha proporcionado actualizaciones oportunas sobre el alcance del acaparamiento de tierras y el impacto de la militarización en la población tamil hasta el 46º periodo de sesiones del CDH en marzo de 2021, en el que se adoptó una resolución en la que se exigía al gobierno que rindiera cuentas por los abusos de los derechos humanos pasados y actuales. Esto ha mejorado la capacidad de la Oficina del Alto Comisionado para vigilar las violaciones del derecho internacional con vistas a futuros enjuiciamientos.

En Nicaragua, Anuradha ha sido una amiga inseparable de las comunidades indígenas de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe, proporcionando información en profundidad sobre los actores implicados en el acaparamiento de sus tierras: empresas extranjeras de extracción de oro, actores nacionales e internacionales de la industria maderera y ganadera, y destacados funcionarios nicaragüenses. Los documentos oficiales del gobierno obtenidos por el Instituto Oakland revelaron la oferta de millones de hectáreas de tierra para concesiones mineras y proyectos forestales.  La investigación de Anuradha proporcionó testimonios de primera mano de miembros de comunidades que han sido objeto de una intensa violencia, incluyendo asesinatos, secuestros, quema de casas y otras intimidaciones, vinculadas a las invasiones de tierras. Reveló la complicidad entre los funcionarios del gobierno nicaragüense y las empresas extranjeras al despojar a las comunidades indígenas en lugar de ayudarlas a obtener plenos derechos sobre sus territorios, de acuerdo con las leyes nacionales y las sentencias jurídicas internacionales.

En Kenia y Tanzania, Anuradha ha sacado a la luz el fracaso de la conservación de las «fortalezas» y su devastador impacto en las comunidades de pastores. En Kenia, sacó a la luz las prácticas del Northern Rangelands Trust (NRT), una de las mayores organizaciones de conservación del país.  Utilizando el barniz de la conservación «impulsada por la comunidad», el NRT ha promovido la privatización de las tierras comunales y el desempoderamiento de los sistemas de gobernanza y los medios de vida tradicionales. Los guardabosques del NRT están entrenados en el manejo de armas y en operaciones de combate y se les ha concedido el estatus de Reserva de la Policía de Kenia, lo que significa que pueden llevar armas de fuego mientras están de servicio.  La militarización de la conservación en la región ha dado lugar a graves violaciones de los derechos humanos de las comunidades que viven en estas zonas de conservación y sus alrededores. El Instituto Oakland fue uno de los primeros en llevar a cabo una amplia investigación sobre el terreno y desafiar este modelo de conservación privatizada, elevando las voces de las comunidades afectadas.

Como resultado de su inquebrantable compromiso en la lucha contra la injusticia, Anuradha se ha enfrentado a presiones, amenazas y campañas de desprestigio. Por oponerse a los proyectos de desarrollo destructivos en África, fue acusada de estar en contra del desarrollo. Por denunciar las políticas de apartheid de Israel contra los pueblos palestinos, la tacharon de «antisemita». Por su trabajo para ejercer presión internacional sobre los conductores de las empresas mineras de oro en la Costa Caribe Norte de Nicaragua y exponer la incesante violencia a la que se enfrentan las comunidades indígenas y afrodescendientes, fue acusada de ser agente de la CIA. Por estar junto a los maasai para luchar contra la apropiación de sus tierras para la explotación de safaris privados, el gobierno de Tanzania la ha marcado como «inmigrante prohibida». Anuradha ha pagado un alto precio por ser una firme aliada de las comunidades que se enfrentan a la destrucción. Pero sigue decidida a defender los derechos humanos a pesar de estos ataques.

Cuando le preguntaron cómo medía el éxito, Anuradha dijo que «… los mayores indicadores de éxito son las ‘grandes victorias’: cambios en la legislación, la detención de acuerdos perjudiciales sobre la tierra, la devolución de tierras, victorias en los tribunales, etc. Estos resultados, cuando se producen, tienen enormes implicaciones para las comunidades sobre el terreno. Pero lo más importante es nuestra responsabilidad y relación con las comunidades afectadas. Nuestra capacidad para apoyar adecuadamente a los grupos locales, elevar las voces de los afectados y trabajar en solidaridad para abogar por el cambio es la medida más importante de éxito para nosotros».  De hecho, mientras las vidas son pisoteadas por instituciones corruptas y abusivas, Anuradha Mittal es nada menos que una fuerza indomable para la solidaridad y la justicia.

Aquí https://www.oaklandinstitute.org/about/people/anuradha-mittal  encontrarán muchas de las publicaciones e informes de Anuradha.