Solidaridad comunitaria en reacción a COVID 19 en Paute (Ecuador)

Solidaridad comunitaria en reacción a COVID 19 en Paute (Ecuador)

Desde principios de 2020, todos los países del mundo se han visto progresivamente afectados por la pandemia COVID 19, una enfermedad cuyo impacto se hace sentir con mayor gravedad en las comunidades pobres y desfavorecidas.  Es importante señalar que la enfermedad requiere un fuerte sentido de cuidado mutuo y solidaridad comunitaria para ser mitigada y posiblemente superada.  Por ejemplo, todos deben tomar medidas para evitar contaminarse a sí mismos y a los demás, y todos deben comprender que los que pierden su empleo necesitan ayuda.

Teniendo esto en cuenta, la Fundación Feyerabend pidió al Padre Hernán Rodas, uno de sus laureados más antiguos y de mayor confianza, que identificara lo que se podría hacer para evitar las consecuencias más graves de COVID 19 en una comunidad desfavorecida de la zona de Paute, en el Ecuador. Hernán identificó la comunidad de Plazapamba, donde varias familias estaban experimentando dificultades sanitarias y económicas.  Ayudó a la comunidad a examinar qué iniciativas podrían ser apropiadas, y una idea inicial era desarrollar un jardín comunitario, donde la gente pudiera producir para su propio consumo.  Esta idea también fue elegida inicialmente por un grupo de «niños trabajadores», acostumbrados a reunirse regularmente con Hernán y a discutir sus problemas con él.

Sin embargo, pronto la idea de comprar utensilios y desarrollar jardines para el consumo local fue retomada por varios políticos locales, que distribuyeron semillas y otros implementos de forma gratuita.  A la comunidad de Plazabamba se le preguntó de nuevo sobre su prioridad inmediata y decidió que una de sus familias necesitaba urgentemente un lugar para vivir. La familia incluye 14 personas, 7 de las cuales son niños.  Viven en dos habitaciones deterioradas al pie de una colina, bajo la amenaza de que grandes piedras caigan sobre sus habitaciones.  Cuando COVID llegó, uno de los sustentadores de la familia se vio afectado y tuvo que dejar de trabajar.

Las personas y los niños reunidos por Hernán coincidieron en que era prioritario ayudar a esa familia, y su necesidad crucial parecía ser un nuevo hogar en un lugar más seguro. Decidieron que ofrecerían voluntariamente su trabajo y pedirían apoyo legal, administrativo y material a la municipalidad, a la iglesia, a la organización CECCA y a todo lo que pudieran encontrar. Se compró entonces un pequeño terreno y se construyó allí, con la ayuda de los jóvenes de la comunidad, una vivienda más segura y decente para la familia. Una parte de la asignación urgente de la Fundación Feyerabend se ha utilizado para adquirir los suministros de material para esta iniciativa.

Otra parte de la asignación se está utilizando para apoyar a un pequeño grupo de mujeres jóvenes con títulos profesionales (por ejemplo, en medicina, psicología, apoyo social, pedagogía, educación, derecho) pero con empleos precarios. Estas mujeres formaron espontáneamente un grupo de voluntarias para ayudar a los jóvenes de Paute, ya que están experimentando problemas psicológicos debido a la situación del COVID que se suma a problemas preexistentes (familias rotas a causa de la migración, desempleo, violencia, drogas, casos de violación…). Algunas de las personas que necesitan apoyo pertenecen al grupo de «niños trabajadores» mencionado anteriormente. Algunas de estas jóvenes son a su vez supervivientes de violaciones y de graves problemas personales. Su asociación se llama SUYAY «Esperanza para todos». Es notable que se unan para ayudar a los demás y la Fundación está encantada de aportar un pequeño estímulo y apoyo a su labor.